3 conocimientos básicos de la publicidad digital

 

on the road

 

De manera progresiva los medios online llegan a más gente y aumentan su tiempo de uso, incluso en paralelo con medios tradicionales como la televisión. Aquí te brindamos tres aspectos que debes conocer para que no lo pienses más y puedas adentrarte en el mundo de la publicidad digital, porque el momento de invertir en ella es…¡ahora!

 

¿Sabías que en México 24% del gasto total de publicidad se invierte en medios digitales? Esto según cifras de eMarketer, de diciembre de 2014, que también señalan que el promedio mundial de inversión es de 28% en estos “nuevos medios”. Si aún no estás convencido en hacer inversión digital aquí otro dato  que no debe pasar desapercibido: alrededor de 50% de los usuarios globales navegan en internet mientras ven televisión, por lo cual, hacer un mix entre medios tradicionales y digitales puede ser muy potente al hablar de publicidad.

Para invertir en publicidad online debes contar con tres conocimientos básicos que se refieren al tipo de medios, los formatos publicitarios y cómo medir la eficiencia. Te explicamos estas claves a continuación:

  • Tipo de medios: la confluencia de los siguientes tres tipos de medios es lo que harán más efectiva una estrategia digital. Cuando se habla de los medios propios nos referimos a todos aquellos que reproducen contenidos generados directamente por la marca por ejemplo la página web, sus correos o SMS y sus redes sociales. Los medios ganados son el gran desafío de esta era, pues son los contenidos que generan usuarios de manera gratuita a modo de recomendaciones y comentarios positivos sobre tu marca, lo que generan gran confianza en otros consumidores. Los medios pagados son aquellos anuncios que generan un costo ya sean en plataforma de redes, en banners, buscadores, pero se evidencia que no es auténtico sino un contenido publicitario, por lo que su alcance y efecto es diferente al de los medios ganados.
  • Formatos de medios pagados: empezamos por el mailing y el banner que quizás son los más tradicionales por ser las modalidades más antiguas. Los Textos, AdSense y AdWords son los anuncios en buscadores como Google en los cuales aparece un texto y generalmente un enlace a una web. Pasamos a los anuncios floating ad, expanding ad, pop-up, pop-under, que ya sean como imágenes flotantes o como ventanas adicionales surgen cuando ingresamos a un sitio web y despliegan el mensaje de la marca. Luego está el video que puede compartirse en plataformas como YouTube o estar insertos en ciertas páginas y reproducirse automáticamente. Las redes sociales tienen cada una sus propias maneras de hacer publicidad, algunas con los tipos ya comentados o identificando los contenidos como promocionales.
  • El retorno de inversión o ROI: La medición en publicidad digital puede ser muy amplia, pues no solo puede determinarse la cantidad de impresiones del anuncio, sino también otras variables como si le dieron clic, la tasa de rebote, el tiempo que estuvieron interactuando con la pieza, el tráfico orgánico. De ahí que salen métricas como CTR (Click Through Rate) que es el número de personas que dieron clic a la publicación dividido por el alcance total; el Costo por clic (CPC) que se trata del valor que se obtiene dividiendo la inversión en la campaña entre el número de clics logrados; y el Costo por adquisición, el cual se refiere al costo final de cada persona que tomó la acción solicitada. La cantidad de métricas pican y se extienden según el tipo de publicidad.

Con estos tres conocimientos básicos de mensajes publicitarios online puedes ir perfilando la estrategia digital que quieres desarrollar y cómo será tu presencia en la red. Aunque no estés en la web igual los usuarios están hablando de tu marca, bien o mal. Por ello es mejor que tu empresa esté en red, comunique la información que deseas dar, eliminando especulaciones o desinformación y potenciando buenos comentarios sobre tu marca.

3 Herramientas básicas para iniciarse en el SEO

Parece estar de moda el SEO, pero más allá de la obsesión que tienen algunos con esta técnica, lo cierto es que se trata de un factor clave al momento de tener un sitio web, ya que puede ser determinante de la cantidad de visitas diarias que puedes recibir.

 

¿Cuántas veces has leído o escuchado la palabra SEO? Pues lo primero que debes  saber es que se trata de un acrónimo del término inglés Search Engine Optimization. Se trata de una “técnica que consiste en optimizar un sitio web para que alcance el mejor posicionamiento posible en los buscadores de Internet”, según lo explica Definición.de.  El hecho de aparecer en los primeros lugares de un buscador como Google o Bing, por ejemplo, se generará mayor tráfico orgánico o visitas de usuarios hacia tu site en comparación con los que están de la segunda página en adelante.

Existen técnicas y especialistas en SEO, sin embargo están disponibles algunas herramientas gratuitas que pueden brindarte algunas claves para mejorar los contenidos de tu web y hacer que aparezca bien posicionado. Aquí te contamos de 3 herramientas con las cuales puedes iniciarte en el área:

Microsoft Free SEO Toolkit: Te dará un análisis gratuito de tu site que te ayudará a optimizar tus contenidos en varios buscadores, no solo en Google, sino también en bing y Yahoo. Esta herramienta ofrece un informe que te facilitará un panorama general de tu web.

Google Trends: nos permite conocer los tópicos más buscados en Google, lo cual también te ayudará a determinar hacia dónde orientar tu post.  Si observas que hay una tendencia importante hacia el tema del SEO pues sabrás que tu tienes que incluir contenidos relacionados a esta área.

Ubersuggest: te permite determinar bajo cuál termino de búsqueda debes posicionar tu contenido. Colocas el tema sobre el cual hablarás y esta herramienta te da alternativas agregando o quitando palabras para que puedas estar entre los primeros lugares de las búsquedas. Recuerda tomar una de las opciones intermedias porque las primeras suelen ser muy competidas.

Así como estás herramientas básicas existen otras también gratuitas para determinar si existen páginas similares a la tuya o que estén plagiando tu contenido, otras que te indican qué palabras claves debes tener presente en tus textos,  algunas para chequear la velocidad de carga de tu site en dispositivos móviles,  en fin es un submundo que apenas estarás empezando a explorar con estas tres herramientas.

4 aprendizajes que desearía haber tenido antes de iniciar un blog

¿Estás preparado para iniciarte en la aventura de ser bloguero? Necesitarás tiempo, pues es como un trabajo; dinero, porque necesitas invertir en diseño; ideas, porque tendrás contenidos que compartir incluso en redes sociales e identidad, porque puedes caer en la tentación de imitar a otros.

 

Si has decidido comenzar un blog te dejo algunos aprendizajes que pueden ser de utilidad y que debes tomar en cuenta en el camino que empiezas.

  1. Bloguear es como un trabajo.

Si deseas tener éxito blogueando, debes asumirlo con la misma responsabilidad y constancia de un trabajo. Dedicarle tiempo a diario y proponerte metas a corto, mediano y largo plazo es necesario cuando decides bloguear seriamente. Establece una planificación semanal y mensual de los temas que abordarás y eso te ayudará a mantener el ritmo.

Finalmente los empleos te exigen muchas veces prepararte para asumir tareas que no imaginabas que estarías haciendo. Desde la concepción de tu blog tendrás que considerar elementos técnicos como la plataforma que implementarás, qué dominio elegir, así que  obtener  ciertos conocimientos en el área como gestión de contenidos, programación,  e-commerce y posicionamiento web o SEO no te vendrá nada mal. ¡Prepárate para hacerlo lo mejor posible!

  1. Las redes sociales son un bien necesario.

Al iniciar tu blog y con cierta frecuencia (sin convertirte en spam), es importante realizar una estrategia de email marketing, mediante una lista de suscriptores.  Sin embargo, esta no es la única forma de crear tu comunidad. Las redes sociales son una manera de llegar directamente a los usuarios, conocer sus gustos e intereses, interactuar de manera inmediata con ellos; por lo cual son un bien necesario. Eso sí, ten en cuenta que debes seleccionar la red social según aquello que vas a compartir. Son diferentes las actitudes de los usuarios de Twitter y de LinkedIn por ejemplo; igual difieren los contenidos que se cuelgan en Facebook de los que se comparten en Pinterest. Así que personaliza el contenido según la red en la que tengas presencia.

  1. El diseño es una inversión segura.

Al momento de planificar tu presupuesto, el diseño debe ser una de las inversiones a largo plazo que debes agregar. Es cierto, el contenido es muy importante pero no puedes dejar atrás la forma, el cómo presentarás tus ideas. No es lo mismo navegar en un site ordenado, que mantiene un mismo estilo gráfico y que muestre imágenes atractivas, a visitar uno que tiene dificultades para cargarse, con imágenes de baja calidad y que no tiene claro qué estilo mantener.  Esto le confiere seriedad a tu blog y te ayudará muchísimo a que te visiten, te lean y se mantengan a tu lado por un largo tiempo.

  1. No dejes de ser tú mismo.

Si bien puedes monitorear lo que hacen otros, pues puede ayudarte a generar nuevas ideas, no caigas en la tentación de imitar a los grandes blogueros. No debes cambiar de personalidad para ser exitoso. Mantener tu esencia es lo que fidelizará verdaderamente a tu comunidad. Para ello es importante que tengas claro por qué quieres tener un blog y aceptes tus fortalezas y debilidades. Seguramente tienes tus métodos para inspirarte, incluyendo algunos momentos en que necesitas hacer un break. Planifícalos con tiempo, toma previsiones y mantén tu ritmo.

Estos son solo algunos de los conocimientos que nos parecen importantes que tengas antes de iniciar un blog. Con ellos ya estás listo con parte del equipaje necesario para empezar la aventura de bloguear. ¡Éxitos y buen viaje!

Definir el target: paso estratégico del plan de marketing

Si no tienes claro a quién dirigirás tus mensajes, a quién le hablarás y a quién escucharás, simplemente le falta la clave a tu plan de marketing. Aquí te indicamos cómo determinar a ese público objetivo actual y potencial, a tres niveles de profundidad. Internet ha facilitado esta identificación, así que aprovecha esta posibilidad y sácale el máximo.

 

No es lo mismo intentar vender un producto especialmente diseñado para pelirrojos a mil personas de diferentes razas, que agrupar a los pelirrojos y contarles los beneficios de tu producto. Al momento de establecer un plan de marketing, uno de los pasos esenciales es determinar cuál es tu target o público objetivo. Nos referimos al consumidor representativo e ideal al cual se dirige una campaña o al que se aspira a seducir con un producto o un servicio, como lo define el site Definicion.de.

Independientemente de que tu objetivo estratégico sea ganar seguidores en social media, aumentar la audiencia de tu blog o desarrollar un negocio, solo de esta manera podrás ser más efectivo y exitoso. ¿Por qué? Porque te estás dirigiendo a quien realmente le interesa tus productos o servicios y lo harás tomando en cuenta los deseos, necesidades, preocupaciones y expectativas de ese grupo meta.

Existen diversas maneras de segmentar a un público. Inicialmente debes determinar los criterios sociodemográficos o generales que refieren variables como sexo, edad, nivel de estudios, ubicación geográfica, idioma, cultura, rol o posición dentro del ámbito donde se desenvuelve.  

Continuamos con los criterios personales que combinan elementos socioeconómicos como el ingreso y la clase social y otros psicográficos como el estilo de vida, los valores, la experiencia, la personalidad, los hobbies e intereses.

Finalmente a un tercer nivel de profundidad lo ideal es identificar los hábitos, nos referimos no solo a sus hábitos de compra donde tomas en cuenta aspectos como los métodos que utiliza como forma de pago, por ejemplo; también los  hábitos de lectura y de interacción con las redes sociales. En estos últimos es interesante identificar qué tipo de blogs lee o sigue, cómo consigue nuevos blogs, qué apps utiliza para leerlos, si es de las personas que deja comentarios. En cuando a los hábitos de redes sociales puede determinarse qué plataformas utiliza, con quién está conectado, cuánto tiempo invierte en las redes, si lo hace por placer o por negocios.

Son tres niveles de profundidad que puedes identificar para especificar a quién te estás dirigiendo. Por supuesto debes considerar tanto a tus clientes actuales o tipo, como los clientes potenciales o futuros. Para ellos existen fuentes específicas que se implementan en marketing como contabilidad, sistemas de CRM (client relationship management), informes sociodemográficos;  pero hoy día existe internet, una vía que permite acceder a las personas adecuadas y monitorizar con precisión esa información que requieres para identificar a tu público objetivo.

Antes de poner en acción tu plan de marketing, recuerda identificar a tus “pelirrojos” con el mayor detalle posible, así serás más eficiente y eficaz en tus acciones.

LAS 5 CLAVES DEL MARKETING DE CONTENIDO

Tener presencia en internet solo por “tener presencia” es un sin sentido. Debe haber una razón estratégica detrás de la información que compartes y los contenidos que produces. Aquí te ofrecemos 5 claves del denominado marketing de contenido para que los tengas en cuenta.

 

PARA NO OLVIDAR EN EL MARKETING DE CONTENIDO

El Marketing de Contenidos es una tendencia de mercadeo que busca generar y compartir contenido valioso con clientes y potenciales clientes, para así generar reacciones positivas en ellos y conectarlos con una marca o empresa. A diferencia del marketing directo y de los anuncios en TV/radio/prensa, de esta forma no se “interrumpe” al consumidor sino se le aporta un valor agregado de manera gratuita.  Es el cliente el que se acerca al contenido de la empresa y no al revés.

Según lo explica Coppyblogger “estás educando a la gente para que sepan de tu producto, les guste y confíen en ti lo suficiente como para hacer negocios contigo”. No obstante, esta estrategia no es tan fácil como parece, por lo cual te planteamos 5 aspectos claves a tener en cuenta para que tengas resultados exitosos.

  1. Objetivos claros: determina qué deseas lograr con esta estrategia para lo cual tendrás que tener en cuenta el target al que te diriges. También tendrás que fijarte unas metas específicas, reales y concisas, que sean base para evaluar si fue efectiva la estrategia y determinar si continúas con ella o la modificas.
  2. Contenido de calidad: sé original, crea títulos atractivos, busca, filtra, organiza y comparte la información de interés para tu target. Toma en cuenta que uno de los elementos que viraliza los contenidos es su aporte al público, es decir, si es útil se aumentan las posibilidades de que se comparta y se replique en otras plataformas. Ofrece también contenidos audiovisuales: en la era digital la versatilidad es fundamental y no se consiguen solo con textos, sino con imágenes, infografías y videos, así que tómalos en cuenta al momento de la planificación.
  3. Estilo digital: existen varios recursos digitales que puedes usar al momento de generar contenido, con los cuales obtendrás mayor presencia en los motores de búsqueda, -como el hecho de repetir palabras y frases clave-, o que sea más fácil identificar el tema, -a través de etiquetas y hashtags-. Otro recurso importante es enlazar con otros post o páginas internas de tu web, lo que permitirá a cada usuario crear su propia experiencia con tus contenidos, pues navegará por todos esos enlaces que les interesan.
  4. Feedback continuo: en el pasado quedó la comunicación unidireccional, ahora se fomenta la interacción. Lo ideal es que promuevas la participación de tus lectores y usuarios pues esto te permitirá entenderlos mejor y además incrementará el engagement.
  5. Análisis y estadísticas: mide los likes, favoritos, comentarios y analiza qué generó más visitas o clics a tu página web. Todas estas métricas te permitirán determinar los contenidos a compartir y verificar si lo que estás haciendo es efectivo.

Como dicen algunos, en la “era de la información, el contenido es el rey”, así que prueba con una estrategia planificada de marketing de contenido. Es una manera de estar en contacto continuo con el cliente y te permitirá conocerlo mucho más. Toma en cuenta estas 5 claves y luego cuéntanos qué tal te fue con tu estrategia.